Bienvenidos!!!!

Manda tu Solicitud para ser coolaborador de este Blog a Boletin[at]Culturalibre.cl

4 ago. 2010

LIBRO Silvio - Silvio Rodríguez - La obra completa (1966-1989) [Alvaro Godoy, 1990]

LIBRO Silvio - Silvio Rodríguez - La obra completa (1966-1989) [Alvaro Godoy, 1990]

http://www.megaupload.com/?d=QFMGTP23

Libro-cancionero muy completo. El volumen uno va en formato JPG y el volumen dos en PDF.


La relación de Silvio con Chile es de un cariño recíproco, dicen quienes lo conocen. Tal vez se deba en parte a que su primera salida internacional fuera a nuestro país, en septiembre 1972, como parte de una delegación cultural cubana invitada por Gladys Marín. En esa ocasión tocó en la Peña de los Parra, y visitó La Moneda y Valparaíso.


Pero sin duda el momento más memorable de este "romance" ocurrió el 31 de marzo de 1990 en el Estadio Nacional, cuando más de 80 mil personas presenciaron el concierto que ofreció Silvio acompañado por Irakere y el pianista Chucho Valdés. El recital -que había sido preparado durante dos meses y se extendió por más de tres horas- fue dedicado a Víctor Jara, en cuyo honor se estrenó la canción El hombre extraño. Isabel Parra, que cultiva una relación de amistad y musical hace décadas con Silvio Rodríguez (ver recuadro), estuvo presente esa noche y desde el escenario cantó con él. Recuerda que "casi ni podía cantar. Me temblaba la voz, por la emoción, por el pánico. Por un vivir un momento irrepetible".

Álvaro Godoy, preparando en esos días un libro-cancionero que recopilaría la obra completa del artista, consiguió una entrevista exclusiva al día siguiente del concierto, y recuerda que "Silvio era el hombre más feliz del mundo. Sentía que ése era el recital más importante que había dado nunca". Era, por cierto, el más masivo que había dado fuera de Cuba, y permitió comprobar la intimidad y el amor que sentía la gente de Chile hacia él. Los recitales de la próxima semana reeditarán algo de lo que ya fue mostrado en los conciertos de 2005 en el Estadio Víctor Jara. Nuevamente acompañarán a Silvio en el escenario el conjunto Trovarroco, la flautista Niurka González (que es su mujer) y Oliver Valdés en la percusión. Aunque sus últimos trabajos no han vendido en nuestro país lo que en sus mejores tiempos, al parecer la devoción hacia él sigue intacta. Sus últimas visitas así lo atestiguan. En el recital homenaje por los 30 años de la muerte de Salvador Allende, en 2003, quedó muy claro que, pese a la calidad de los artistas anunciados, casi todo él público lo fue a ver a él. Éxito similar han tenido sus conciertos en solitario de 2005 y ahora 2007 en Santiago, que en ambos casos ha debido sumar dos presentaciones adicionales a la originalmente presupuestada.

Sin envejecer

Tal vez sea todo esto resultado de la convicción y la claridad, de la autoexijencia artística que no concibe rendirse a la tentación del facilismo que denunciaba en Debo partirme en dos, o de que, en opinión de su amiga Isabel, "lo que hace siempre es renovador. Estas músicas no envejecen y por eso los jóvenes las toman y se las apropian". Porque sus canciones viejas y nuevas aún reconfortan y su poesía y honestidad todavía no se ve quién pueda reemplazarlas o hacerlas olvidar.

Álvaro Godoy (autor de los cancioneros de "La Bicicleta")

"Fui el primer chileno que le dio un abrazo a Silvio a su regreso"

"Él es de los pocos músicos que tienen esa enorme capacidad de juntar talento poético, musical e instrumental", opina Godoy, quien por años cumplió una importante labor difusora a través de los cancioneros que preparaba para la revista "La Bicicleta". Fue también un emocionado anfitrión cuando Silvio aterrizó en Santiago después de 18 años, en 1990. "Él tenía una canción comprometida, pero no panfletaria; comprometida con el ser humano. Se dice mucho que Silvio es muy pro castrista, muy comunista, puede que lo sea: ése será su pensamiento y su decir, pero para nosotros él tenía una canción libertaria, en el sentido amplio, humanista. Sus canciones hablaban de la libertad del hombre".

Isabel Parra (cantautora y amiga)

"Sus canciones son regalos para el alma"

La artista nacional, que cultiva una relación de amistad con Silvio desde 1970, lo define como "una personalidad avasalladora. Un hombre encantador; un poco melancólico, pensativo". Cuenta que fue a visitarlo un día a su casa en La Habana por la certeza de que debía conocerlo, y esa misma noche lo vio cantar por primera vez, quedando sobrecogida. "Fue un impacto fulminante, por las cosas que cantaba, y la manera en que lo hacía". La canción era Lo que quisiste ser, y la impresión que le produjo fue la de estar frente a un genio. "Tuve una visión rotunda de que esa persona iba a ser una figura potente en el mun


Gentileza TropaCósmica